PIMEC recuerda al nuevo gobierno los deberes pendientes para consolidar la recuperación

Con la investidura del presidente Mariano Rajoy, PIMEC celebra que se haya puesto fin a un año de desgobierno en España.

Barcelona, ​​31 de octubre de 2016. Mariano Rajoy ha conseguido los apoyos necesarios para ser investido, en segunda votación, presidente del Gobierno. PIMEC celebra que se haya puesto fin a un año de desgobierno en España, que ha provocado incertidumbre y ha paralizado tanto la actividad legislativa como las políticas e inversiones del Estado.

La patronal lamenta que no se hayan podido aprobar aún los Presupuestos del Estado para el 2017, pero confía en que ello sea posible con los pactos políticos, que también deben permitir sacar adelante las reformas importantes que aún necesita el país para consolidar la incipiente recuperación económica.

En primer lugar, la última reforma fiscal no mejoró la progresividad en el Impuesto de Sociedades ni redujo la carga de cumplimiento tributario para las pymes. En este contexto, el presidente de PIMEC, Josep González, reitera que “es imprescindible afrontar una auténtica reforma fiscal favorable al tejido productivo de pymes y autónomos”, y añade que "las últimas medidas del gobierno en funciones, como el Real Decreto Ley 2/2016 que incrementa los pagos a cuenta por Impuesto de Sociedades, tienen sólo objetivos recaudatorios y no favorecen la actividad económica”.

Precisamente el cumplimiento del déficit público pactado con la Comisión Europea será uno de los objetivos del nuevo gobierno. Ante este contexto, PIMEC advierte que este objetivo no debe alcanzarse a expensas de los contribuyentes, sino equilibrando los ingresos y el gasto público y reformando el Estado, una de las asignaturas pendientes no afrontadas en los años de crisis.

PIMEC espera que se aprueben otras medidas, como el régimen sancionador a las empresas morosas, que fue incluido en el pacto de investidura PP-Ciudadanos, así como en los previos acuerdos entre Ciudadanos y PSOE, y que han sido objeto de una reciente proposición de ley en el Congreso de Diputados.

En materia laboral, PIMEC valora positivamente la simplificación contractual ya prevista en dichos pactos, pero echa en falta medidas más ambiciosas para favorecer la flexibilidad interna de los trabajadores y garantizar la participación de las pymes en una negociación colectiva, hoy por hoy controlada por las grandes empresas.

Por otra parte, la entidad considera necesario dar seguridad laboral ante la incertidumbre generada por las numerosas sentencias de la jurisdicción social, mediante redactados claros y concretos a las leyes actuales y efectuando, en los casos necesarios, una actualización de la legislación laboral española de acuerdo con el Derecho de la Unión Europea. No aclarar, por ejemplo, la cuestión de las indemnizaciones a la finalización de los contratos temporales puede perjudicar la creación de empleo.

El anuncio del presidente Rajoy de convocar en breve el Pacto de Toledo debería permitir afrontar una reforma del sistema de la Seguridad Social. Josep González manifiesta que “unas cotizaciones sociales muy altas en el contexto europeo conviven con un complejo entramado de bonificaciones y una elevada tasa de desempleo, sobre todo entre los jóvenes”. En este contexto, “se hace imprescindible abordar esta reforma con coraje y visión de futuro”, afirma el presidente de la patronal.

De acuerdo con lo previsto en el pacto de investidura, PIMEC valora positivamente la intención de reformar la formación de los precios de la electricidad y de suprimir la penalización al autoconsumo. En cuanto a las infraestructuras, el presidente de PIMEC señala que “el compromiso de ejecutar el Corredor Mediterráneo y potenciar el transporte ferroviario de mercancías contrasta con la voluntad de seguir con la construcción del AVE, especialmente teniendo en cuenta las tensiones presupuestarias actuales”.

PIMEC solicita que las reformas que se pongan en marcha deben tener en cuenta la realidad económica del país, con una preponderancia clara de las pequeñas y medianas empresas. Esto requiere una legislación específica para pymes que tenga en cuenta las necesidades y características de la práctica totalidad del tejido productivo, responsable de la mayor parte del empleo y la riqueza. En este sentido, Josep González concluye que “necesitamos ya un gobierno que trabaje y un Congreso que legisle, para emprender las reformas que el país necesita”.