PIMEC reclama condicionar las ayudas europeas a empresas al cumplimiento de la legislación contra la morosidad para inyectar 100.000 millones de euros a pymes y autónomos

En la comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso, Antoni Cañete explica que esta cifra es resultado de los 80.000 euros correspondientes a facturas pendientes de pago fuera del plazo legal de 60 días de empresas cotizadas y otros 20.000 de empresas no cotizadas.

Recuerda a los diputados la urgencia de acelerar y diversificar la vacunación para acabar con las restricciones que están causando la pérdida sistemática del tejido empresarial que crea empleo.

 

Madrid, 6 de abril de 2021. El presidente de PIMEC, Antoni Cañete, ha reclamado hoy a los representantes de los grupos parlamentarios “que se condicionen las ayudas europeas a empresas al cumplimiento de la legislación contra la morosidad, ya que esta condición inyectaría más de 100.000 millones de liquidez a pymes y autónomos, tanto como los créditos ICO y sin riesgo país-empresa”. Durante su comparecencia en la comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso de los Diputados, también les ha pedido “centrar todos sus esfuerzos en aprobar vacunas como la rusa, la china y las que hagan falta” y ha reclamado “contar con el sector privado para acelerar el ritmo de vacunación”. “Aceleren la vacunación incorporando otras vacunas y diversifiquen los procesos mediante la utilización del sector privado y las empresas para acabar con las restricciones que están causando la pérdida sistemática del tejido productivo que crea empleo”, ha insistido, afirmando que la carrera por la recuperación se está centrando en la celeridad de los procesos de vacunación a escala global.

“Según constatan varias encuestas de PIMEC, si en la comparecencia de mi antecesor el pasado mayo el mayor problema era la liquidez, ahora se trata de la solvencia y un 21% de las empresas prevé ajustes definitivos de plantilla mientras un 19% reconoce un alto riesgo de cierre del negocio”, ha asegurado antes de reclamar “más ayudas urgentes, reestructurar las deudas y reforzar el capital de las empresas”, así como “acelerar las ayudas directas”, ya que como indica FUNCAS estas medidas llegan más tarde de lo que deberían.

Por otro lado, Cañete ha criticado que, al margen de las ayudas autonómicas, limitadas por la capacidad financiera de las autonomías, el RDL 5/2021 “ha olvidado a muchos sectores afectados y apenas cubriría el 5% del importe vivo de préstamos Covid”, reclamando que, además, las ayudas reconozcan a todos y afirmando que “o se aceleran los procesos de tramitación o llegarán demasiado tarde”. Así mismo, ha alertado que “existe una limitada capacidad de nuestro Gobierno a causa de su elevado endeudamiento exterior”. Por eso, PIMEC ha solicitado a la Comisión Europea que se articule un programa europeo de reestructuración y quitas masivas para los préstamos de nuestras pymes.

El presidente de la patronal catalana ha recordado que las pymes representan el 60% del PIB privado y el 70% del empleo, por lo que ha pedido “situar a las pymes donde les corresponde, en el puente de mando de la política económica y en el diálogo social sin tapujos”. Además, ha advertido que es fundamental que los fondos Next Generation EU lleguen a las pequeñas y medianas empresas en forma de subvención y no solo a las grandes compañías, así como tenerlas en cuenta en los Proyectos Estratégicos de Recuperación y Transformación (PERTE), afirmando que “escuchen lo que Europa les dice” y pidiendo que “piensen primero en pequeño”.

Durante su intervención, Cañete también ha mencionado un estudio de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad que ilustra cómo las empresas del IBEX deben 56.000 millones de euros a sus proveedores, por encima del plazo legal de 60 días. Finalmente, ha afeado a los partidos que la ley que regula un régimen sancionador contra la morosidad sigue encallada, por lo que les ha rogado “aprobar este instrumento esencial para hacer justicia y equipararnos a Europa” y ha lamentado que otras reformas estructurales siguen pendientes, a pesar de la insistencia de la patronal, como: un plan nacional de industrialización, reformar el mercado de trabajo para aportar seguridad y flexibilidad, así como la formación profesional,  entre otras cuestiones.

 

 

Documents descarregables: