Las patronales del sector comercial de Catalunya, PIMEComerç y Foment Comerç, exigeixen al Gobierno del Estado seguridad jurídica y unidad de criterio

Tras las declaraciones de ayer por la tarde del Ministro de Sanidad, Salvador Illa, PIMEComerç y Foment Comerç exigen que se publique por escrito el criterio interpretativo pertinente para dotar de la seguridad jurídica necesaria, con la cual, el sector del comercio deje de estar en falso ante la posibilidad de realizar rebajas, ofertas y promociones.

Dichas declaraciones, las cuales prohíben la posibilidad de realizar rebajas en los establecimientos físicos, entran en profunda contradicción con la interpretación de la Disposición Adicional Segunda de la Orden SND/399/2020 facilitada por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo del día 12 de mayo, tanto al sector del comercio catalán, como a la Dirección General de Comercio de la Generalitat de Catalunya.

La premisa interpretativa era clara: “Sí es posible llevar a cabo rebajas y promociones en los establecimientos físicos siempre que éstos estén en condiciones de adoptar todas las medidas que sean necesarias con el fin de evitar que se produzcan aglomeraciones a consecuencia de dichas rebajas o promociones. En el interior de los establecimientos y locales comerciales en todo caso es preciso cumplir con las medidas establecidas en la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo, cuyo artículo 10 regula la reapertura de los establecimientos comerciales imponiendo un requisito de aforo, así como las distancias de seguridad que se prevén entre vendedor y clientes o entre clientes entre sí.”

Esta situación no solo pone de relieve la falta de unidad de criterio entre sendos Ministerios, sino que, a la vez, pone de manifiesto el nulo diálogo practicado por parte del Ministerio de Sanidad con un sector tan importante para este país, al cual, para rematar, se le deja en clara desventaja respecto a la venta online. Es extremadamente preocupante que se generen asimetrías entre canales comerciales. Todos deben poder realizar rebajas si se garantizan los protocolos de seguridad sanitaria en la compra.

El principal cometido del comercio es justamente cuidar de sus clientes y de sus trabajadores, y para ello, es indudable que deben aplicarse todas las medidas sanitarias que garanticen la seguridad suficiente para evitar el propago de la pandemia. Pero a la vez, precisamente el comercio, uno de los sectores que está padeciendo las más profundas consecuencias de esta crisis del COVID-19, necesita apoyo y facilidad para retomar cuanto antes su dinamismo comercial.

Se trata de reconstruir el país, no de recortar oportunidades. 

Apartat web: