PIMEC Catalunya Central pide una ampliación de bonificaciones de la C-16 que beneficie a las empresas

Esteve Pintó considera que las bonificaciones anunciadas dejan al margen el tejido productivo y empresarial La patronal considera que la conexión viaria con Barcelona pasa por una C55 adaptada a las condiciones del tránsito que soporta

Manresa, 12 de enero de 2015.  PIMEC Catalunya Central considera que las bonificaciones a la C-16 anunciadas por Departamento de Territorio y Sostenibilidad han de tener un ámbito de aplicación comarcal para que también se puedan beneficiar empresas y trabajadores de las áreas de actividad económica de todo el Bages. Para el presidente de PIMEC Catalunya Central, Esteve Pintó, “tenemos pulsos importantes de actividad empresarial al norte de la comarca que aportan muchísimo al tejido productivo y al dinamismo económico del Bages y no podemos permitir que queden al margen de ninguna oportunidad, por pequeña que sea, de mejorar su conexión con Barcelona”.

Esteve Pintó ha recordado que ‘los agentes económicos de este territorio han tenido un papel clave como lobby de presión para conseguir una mejora en las infraestructuras tanto viarias como ferroviarias y hemos de seguir velando para que los avances que se produzcan se traduzcan en el máximo de beneficios para la sociedad, en general, y para las empresas, en concreto’.

PIMEC Catalunya Central apoya les demandas manifestadas recientemente por el Consejo de Alcaldes del Bages en el sentido de pedir una ampliación de la gratuidad hasta pasado Viladordis, pero advierte que ‘la autopista no es la alternativa eficaz para conectar el territorio con el área metropolitana’ y que “hay que mantener vigentes las demandas en el sentido de reclamar un eje viario que reúna las condiciones de seguridad y de movilidad que necesitamos”.

La C-16 es la autopista más cara de Catalunya - 4,25 euros los días laborables y 7,73 los festivos - y tiene un volumen de tránsito alrededor de los 10.000 vehículos diarios. Este dato contrasta con los 32.000 que se registran diariamente en el tramo que transcurre en paralelo entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa.